Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí Más información Aceptar

Reconocido por sus costas, su vino, carne y cueros de exportación, sus quesos artesanales y la pasión por el fútbol, Uruguay sorprende al visitante con una variada oferta que va desde el turismo ecológico, al termal o al histórico. El turista que llega a estas tierras se sorprende y se halaga por la cordialidad y simpatía de que hacen gala sus habitantes.

Con su condición de ser uno de los países más pequeños del continente, Uruguay ha logrado perfilar su identidad, amante de lo propio y fraterno con lo ajeno.

Sus 450 km. de costas a lo largo del Plata y los 220 km sobre el Atlántico dan lugar a una cadena de arenosas playas que abarcan todos los gustos. Las hay ideales para quienes deseen vacaciones en paz y tranquilidad, así como también para quienes disfrutan de la práctica de deportes náuticos.

Para quienes buscan descanso y armonía, combinado con una buena dosis de naturaleza y aire puro, el turismo rural y ecológico es otra de las novedosas ofertas. Las estancias y chacras turísticas, ubicadas en el corazón mismo de una naturaleza pacífica y amigable, le invitan a disfrutar de una estadía maravillosa, en sus casas del XIX, donde la tradición y la paz del pasado se mantienen mágicamente.

Los complejos termales son un atractivo turístico del que se puede disfrutar durante todo el año dada la excelente infraestructura y la calidad de los servicios que ofrecen. Sus aguas, cuyas temperaturas oscilan entre los 38 y los 45 ºC, son utilizadas con fines terapéuticos dado el poder que surge de la combinación de calor y salinidad.